Londres – 3 de abril de 2010

Como era nuestro segundo viaje a Londres, buscamos las cosas que no pudimos visitar en el primero, e intentamos no “repetir”. Así, nuestro segundo día en la city decidimos comenzar visitando el 221b de Baker St, donde está el museo de Sherlock Holmes. Es una visita entretenida, que da para un ratito, tampoco mucho más.

Museo Sherlock Holmes
El único punto negativo es que compré las entradas por Internet, y al llegar tuve que pasar, con la misma cola que los que querían comprarlas en el momento, a retirar los folletos informativos, sin los que… ¡no me dejaban entrar!. Si comprándola anticipadamente se supone que tienes la única ventaja de evitar colas, no comprendo cómo luego te obligan a hacer la cola. En fin, tenías unos gorritos y un simpático chico vestido de policía para entretenerte haciendo fotos.

Elemental, querido Watson
Una vez dentro podréis ver una colección de objetos de la época, sobre todo los usados en la ficción por el famoso personaje.

Museo 1
Museo 2
Museo 3
También tienen figuras con personajes de las novelas, incluidos los malvados.

Museo 3
Museo 3
Museo 3
Desde allí hasta Hyde Park son diez minutos andando. Sentimos una gran envidia, viendo la cantidad de parques, su extensión, y lo cuidados que están.

Pano de Hyde Park
Árbol en Hyde Park
La única pega es que el día no acompañaba, y aunque no llovió, tuvimos viento, frío, y un cielo cubierto (vaaale, quizá en la foto lo he “exagerado” un poco).

Paseando por Hyde Park
Las ardillas, que encontramos por todas partes, se acercaban con confianza en busca de algo de pan.

Ardillas
Junto al lago Serpentine encontramos mucha gente patinando. Guillermo quería fotos, muchas fotos.

Patinando
Y aunque el tiempo no acompañaba, ¿por qué no un paseo en carro de caballos, tomando champán?

Champan en Hyde Park
Puente sobre el Serpentine
Pano del Serpentine
En el Albert Memorial nos despedimos de Hyde Park, camino del Museo de Historia Natural de Londres.

Albert memorial
Viendo de camino los típicos tejados, y alguna otra cosa no tan típica.

Tejados
¿El hombre reciclado?
El museo merece la pena ser visitado. La colección de minerales, de fósiles, de esqueletos de dinosaurios, de animales e insectos, es fabulosa. Para los niños es bastante ameno e interactivo (parece que en España lo vamos comprendiendo, aunque nos cuesta y no encuentras con frecuencia este tipo de museos).

Museo de Historia Natural 1
Museo de Historia Natural 2
Museo de Historia Natural 3
Hay que ir pronto a la zona de dinosaurios, suele haber cola siempre.

Dinos 1
Dinos 2
Dinos 3
No podíamos irnos sin saludar a Darwin, y admirar el edificio, en su interior así como en su exterior.

Darwin
Hall del Museo
Exterior del museo
Desde allí nos dimos un paseíto hasta Harrod’s, para ver jamón a unos doscientos euros el kilo (¿y lo compran?), y vuelta al hotel, previa cena en un Pub&Kitchen.

Leer entrada anterior
Londres – 2 de abril de 2010

Llegamos al aeropuerto de London City, que ya descubrimos en nuestro anterior viaje a Londres, y que nos resulta muy...

Cerrar