Peñasolana-Calzadilla-La Rad, y vuelta

Esta ruta y la que hago por La Valmuza tienen un comienzo común.

Primero los datos:
Distancia: 19,30Km
Altura máxima: 903m
Altura mínima: 803m
Altura de la salida y llegada: 901m
Desnivel máximo: 100m
Ascensión acumulada: 115m
Descenso acumulado: 105m
Máxima pendiente: 8.83%
Mínima pendiente: -8,74%
Tipo de terreno: Variado, casi todo caminos anchos en distintos estados, y un par de kilómetros por carretera.
Tiempo: Yo tardo aproximadamente una hora, bastantes veces, más, algún día, menos. Desde Salamanca hay que añadir una hora más entre ida y vuelta (desde el centro de la ciudad).
Dificultad: fácil

Perfil de altura y recorrido global (como voy y vuelvo por el mismo sitio es simétrico, la ida casi siempre bajada, la vuelta, snif, casi siempre subida).

Perfil de altura

Peñasolana a la Rad

Comienzo bajando hasta unas naves en un pequeño polígono que hay en la carretera a Portugal (la “vieja”, no la autovía), a la derecha en dirección a Portugal, más allá de las gasolineras que hay junto a la feria de ganados. Junto a de la empresa “Sonitrans” (creo que se escribe así), y partiendo de la última parcela del polígono, sale un camino que asciende entre la vía del tren y campos de cultivo.

Podéis ver una panorámica de esta zona, clic para abrir una nueva ventana y “navegar” en ella. Si pasas el cursor por encima de distintas zonas aparecerá una etiqueta indicando cómo se llaman.

Panorámica en Peñasolana

Llega a un puente que sale a mano derecha, y que permite llegar a Doñinos. A partir de aquí hay tres posibilidades, seguir siempre la vía en dirección a Portugal por su lado izquierdo, seguir entre la vía y la autovía, o por la derecha de la autovía.

Tren a Portugal

Si eliges cruzar el puente y girar a la izquierda en seguida, para continuar por la parte derecha de la vía, tendrás una antigua carretera estrecha, en parte asfaltada, pero ya sin uso. La tercera opción es, tras cruzar la vía, seguir y pasar por encima de la autovía, y aquí girar a la izquierda, por una vía de servicio, o camino agrícola, mucho más ancho y llano, pero con grava. Yo prefiero el primer camino, aunque pide algo más de esfuerzo, consiste en ir por la izquierda, es decir, seguir de frente el camino que hasta aquí traía. Pasas por detrás de dos o tres naves, y el camino, que no llega a pista, discurre pegado a la vía.

De camino a Calzadilla

De todas formas es por poco rato, pues las tres opciones se vienen a juntar en el mismo punto (en la segunda y tercera opción necesitarás bajar de la bici y pasar la vía a pie). Esto ocurre en la zona llamada La Golpejera, donde los tres caminos te llevan inexorablemente a la carretera vieja a Portugal, justo antes de un puente por el que la cruza por encima la nueva autovía.

Puente romano de Calzadilla de Valmuza

Cruzando la carretera salen dos caminos, pero uno se aleja demasiado de mi ruta, y el otro suele estar cerrado, pues atraviesa un coto de caza. En este punto prefiero seguir un kilómetro por la carretera, hasta llegar a una pista que sale a la izquierda, hacia un puente que cruza la autovía. Los mapas dicen que esto es Calzadilla de Valmuza. Aquí hay un puente romano, muy bajito, que pasa desapercibido si no te fijas, junto a unas antiguas construcciones, quizá antiguos molinos.

Camino a Rodilla y La Rad

Tras cruzar el puente hay dos alternativas, seguir de frente, en una carretera/pista que lleva al campo de golf de La Valmuza, o girar enseguida a la derecha (que es el camino que se ve en la foto anterior, y que tomaremos en esta ocasión).

Mucho ojo, que aquí el señor ingeniero que hizo el puente tenía prisa por volver a casa, y hay una zona, donde parte el camino, en la que hay mucha grava suelta, y el firme no está compactado. Por lento y tranquilo que vayas terminarás en el suelo si no pones mucho cuidado.

El camino transcurre entre zonas de labranza, y extensiones valladas para el ganado. Vacas y ovejas (y por el olor, algún cerdito). Deja a mano derecha la urbanización que los mapas llaman El Encinar, y que yo conocía como La Rad, y continúa hacia la finca Rodillo, tal y como indica un letrero, ahora ya entre encinas y carrascos. No suelo llegar hasta las casas de la finca, pues se cumple mi tiempo para volver, así que paro un par de minutos, y giro para casita por el mismo camino.

Entre encinas

Leer entrada anterior
Rutas y paseos en bici

Me gusta montar en bicicleta. No me puedo considerar ni siquiera aficionado aventajado, pues no puedo dedicar mucho tiempo en...

Cerrar