Absurdeces

Tenía otra idea para escribir hoy, pero después de leer una noticia publicada en la prensa, y que comenta que La Seguridad Social paga a los médicos para que den menos bajas, no puedo por menos que hablar de ella.

Es por todos conocido que para muchas cosas, la España chusca y del trapicheo funciona a muchos niveles. Uno de los que siempre me ha parecido más tremendos es el de las bajas laborales. En todos los sentidos. Comenzado por la cantidad de gente que le echa un morro a la vida, y vive chupando del esfuerzo de los demás, y de un sistema que, ojo, aunque no considero que sea en exceso proteccionista, si creo que adolece de una falta de organización y de control enorme. La arbitrariedad con la que unos piden y otros conceden es practicamente total. No quiero generalizar, y tampoco quiero dejar de citar a los médicos que viven amenazados por ceporros descerebrados que para conseguir su propósito llegan a amenazar, agredir, e incluso matar a los facultativos que no les dan la baja, o a los inspectores médicos que las revisan. Y no crean los médicos que para ellos tampoco hay leña, pues habrá muchos pacientes que deban sufrir un médico “primo de Dios”, (pues no se consideran Dios, pero casi) que carece de todo sentido de lógica o ética profesional, y que no concede una baja que podría ser justa y pertinente.

En cualquier caso, y voy a la noticia, si me preguntan qué haría yo para mejorar esto, pensaría, fijo, unas docenas de cosas antes que la que menciona el ministerio. Es más, creo que la que proponen sería la última, de atreverme siquiera a plantearla.

Yo pediría más formación a los médicos, más educación e información a los trabajadores, más inspectores y procedimientos de recurso y opiniones externas, más dinero para la sanidad en general (pero oiga, sin hablar de objetivos). Comparar los métodos de productividad (que tampoco me gustan, aprovecho para mencionar) basados en la consecución y premio en función de objetivos, comparando tratar a los pacientes como si de una fábrica de alpargatas se tratara me parece estúpido. ¿Qué arreglamos?, que el médico que ya era inconsciente fuerce el conceder menos bajas (también menos de las que serían correctas), en detrimento de quién si la debería tener justificadamente. Conseguimos que el médico chapuzas que no le importa realizar bien su trabajo, encima lo tenga más recompensado. Logramos que el médico delincuente que acepta sobornos para conceder las bajas, pueda subir el “precio” del soborno (oferta y demanda, creo que se dice así, ¿no?). Que el médico que vive agobiado porque le amenazan si no concede la baja, ahora viva más agobiado por su pérdida de salario (o su “no ganancia”, vale, pero supongo que aparte de la ausencia de compensación económica también le caerá reprimenda de su jefe).

Mientras a los “jefes” les interesen sólo las cifras: de dinero, de columnas de números, y no una verdadera calidad del servicio, seguiremos de mal en peor. Ahora además queda por ver cómo se traslada a las Comunidades, supongo que directivos y políticos intermedios querrán su trozo del pastel, pues ellos no van a ser menos a la hora de “poner ganas” en reducir el absentismo laboral. O tal vez este dinero sirva, como se dice con la lotería de Navidad cuando te toca, “para tapar algún agujerillo”.

Genial, vaya mierda de país. Luego que venga alguien a contarme que somos privilegiados por disfrutar de la sanidad que tenemos, que se lo explico con un café (largo).

  • Buén título para un post con el que alucino por la noticia en sí. No sufro tanto como tú esta nuestra seguridad social (¿la quinta en el mundo? o algo así, un número entre el 1 y el 7) porque sufro otra en la que las irregularidades, corrupción y …. (lista interminable) son incontables. Tratar de entender cómo hemos llegado a todo eso y cómo los políticos, la burocracia y (otra lista larga)… perpetúan el sistema. En fin.
    Largo ese café largo, por favor.

  • Juanfran

    Venga ese café 🙂

Leer entrada anterior
Semos españoles

De vez en cuando siguen apareciendo auténticas perlas, dignas de pertenecer al fantástico Celtiberia Show, de D. Luis Carandell. En...

Cerrar