Semos españoles

De vez en cuando siguen apareciendo auténticas perlas, dignas de pertenecer al fantástico Celtiberia Show, de D. Luis Carandell. En un primer momento a uno le da la risa, de no ser por la imagen de cenutrios que damos, imagen que, tras relajar la mandíbula, da paso a la vergüenza ajena y a frustración ante lo histriónico de situaciones que debieran ser simple anécdota y terminan incluso en juicio.

En fin, que aún no he dicho de qué va la cosa. Resulta que en Sigüenza, y cito el titular de la noticia (clic para leerla completa) Un espectador denuncia a un músico de jazz por no tocar jazz. Por lo visto incluso la Guardia Civil hizo acto de presencia. Se podría hablar y razonar de todas las derivaciones de tan estúpido comportamiento, de tener una caña delante y echarnos unas risas, porque es para eso, o para llorar. En fin, que, sigo citando, el impresentable, que podía haberse limitado a largarse a su casita si no le gustaba la música, tenía “contraindicado psicológicamente” por prescripción facultativa la audición del estilo que, según su denuncia, estaba sonando en realidad. También es para tener dos palabras con el señor facultativo.

En fin, que menuda imagen que se llevará el señor saxofonista, luego se inventarán algún eslogan, o algo así como “Sigüenza, ciudad de cultura” (y no se a qué me recuerda estooooo).

Lean, que no hay desperdicio.

  • caperucita

    Y no estaba la sgae por allí?

  • Juanfran

    Si había dinero de por mediooooo fijo que sí 🙂

Leer entrada anterior
Ottawa

Esta semana pasada estuve en Ottawa, capital de Canadá. Un viaje breve, relámpago, para dar un concierto y visitar un...

Cerrar