Río Gafos, en Pontevedra

Sigo, un poco con cuentagotas, pero aquí va otro “capítulo” del verano.

Visitando Pontevedra, donde estaba el resto de mi familia, me llevaron de paseo por una zona que no conocía, y es un agradable camino por el río dos Gafos.

El río está muy cerca de las estaciones de tren y autobús, y, como ocurre con estas cosas del agua, que termina discurriendo por donde ella quiere, lleva allí “toda la vida”. El caso es que han arreglado algo sus márgenes, y queda un agradable paseo. Esta sensación se ve reforzada cuando recuerdas que estás en pleno casco urbano.

Aunque conozco algo de la historia del río, no tengo ni idea de qué tal es el Ayuntamiento actual. No me importa, porque sólo puedo compararlo con la actual situación en la ciudad que me ha tocado vivir. Mientras allí disfruté de una caminata junto al rumor del agua, entre árboles y pasarelas de madera, aquí…

De hecho en Salmántica parece que últimamente hay “monotema”. Viendo el logo del flamante y nuevo Corte Inglés, y sobre todo el color de sus letras, se me ocurre pensar (qué mal pensado soy) que posiblemente nuestro Ayuntamiento incluya los miles de metros construidos en el próximo recuento de “superficie verde” de la ciudad. Si no fuera porque viendo las últimas tonterías ejecutadas incluso me parece posible que hagan algo similar, me reiría de la gracia.

En fin, dejo fotos del paseo:


Río Gafos (1)


Río Gafos (2)


Río Gafos (3)


Río Gafos (4)

Si nos hemos cansado siempre podemos parar a tomar unos “cafeses”:


Tomemos unos cafeses

Y si además escuchamos algo de música, rematamos la faena:

Música, maestro

Claro, que si todo va mal, siempre podemos buscar refugio:

Busquemos refugio...

  • caperucita

    Bonito el verde, es que por aquí se echa de menos.

  • Me gustó mucho Pontevedra la vez que estuve, pero hay que volver a ver eso que sólo ojos y pasos conocedores saben contar mejor

Leer entrada anterior
Exhibición aérea en Salamanca

Hola a todos. He estado todo el verano sin parar demasiado por casa, entre viajes y trabajo, y el blog...

Cerrar