Visita al zoo

Se me acumula material, y me falta tiempo para sentarme a ordenar y ponerlo en el blog.

De hace ya unas semanas tengo fotos de una visita que, junto al resto de compañeros de clase de mi hija -y sus familias-, realizamos al zoo de Madrid.

Ya habíamos visitado el zoo en otra ocasión, con mi hijo (en otra visita escolar), y me quedó el mismo contraste de sensaciones. Por un lado, es evidente que para los niños es interesante, ves animales que habitualmente sólo encuentran en las fotos de los libros de texto. Por otro, no puedes evitar pensar que estarían mejor en libertad (me refiero a los animales, quiero decir… los del zoo 🙂 ). Y eso que “mejor” quizá signifique devorados al día siguiente por un depredador natural, por “mejor” no quiero decir más feliz, sino más… en su entorno original y natural.

Al menos en este zoo se les ve bien cuidados y atendidos. Y esto quedándonos en la superficialidad de un día de visita, que supongo que unos y otros podrán meterse en mayores “honduras”, pertinencia o no, conservación de especies, investigación, etc, etc, etc.

Como en mi manual de instrucciones se especifica claramente que pasados los 25 grados no se garantiza el funcionamiento de las neuronas, y teniendo en cuenta la temperatura actual, ni siquiera buscaré una conclusión a tales dilemas, lo dejo todo abierto, y simplemente coloco algunas de las fotos que saqué. Como es habitual, clic para verlas más grandes:

flamencos

Más aves...

Un poco enfadado

¡Atención!

¡Qué monos!

Ligero sobrepeso

Cuánto mono al otro lado

Curiosity

Me he quedado con tu cara

Saluden.

Mirada penetrante

En el terrario.

Libre

Acuario

Espectáculo con los delfines

Leer entrada anterior
Y van cinco…

...los correos que me llegan avisando del fantástico espectáculo de ver Marte tan grande como la luna. Me considero aficionadillo...

Cerrar