Igudesman & Joo

Dentro del humor hay mucha paja, quizá, con benevolencia, diría que hay humor para diferentes situaciones. No diré que no he reído tras algún momento de humor, digamos… poco inteligente (aunque crezcamos el “caca culo pedo pis” sigue en nuestras neuronas). Afortunadamente hay gente que cultiva un humor de otro tipo, más inteligente, aunque esta afirmación pueda llevar a pensar a la inteligencia del que escucha, me refiero a la inteligencia, habilidad profesional si ampliamos la definición, del que crea el humor.

Pero los momentos más sublimes son aquellos en que se mezclan disciplinas, y topas con gentes que claramente superan las definiciones (¡o las recrean!), y que a su genialidad en la música, baile, magia, etc, suman una originalidad en sus números, y una brillantez en su ejecución que despiertan los sentimientos más encontrados (esto de pensar, a la par, “qué genial”, y “qué cabr…”).

En lo que a música se refiere, personalmente, incluyo en esta categoría a dos grupos que hoy me vienen a la mente, Les Luthier, e Igudesman & Joo. Buscando entradas para los primeros (estarán este fin de semana en Valladolid), mi mujer me recordó a los segundos. Vimos a Igudesman & Joo en Salamanca, y disfrutamos como enanos del espectáculo. Tienen otro, del que ya se pueden ver números en youtube, con el mismísimo Guidon Kremer, habrá que estar al tanto por si se acercan a estos lares, de momento, dos perlitas:

Por cierto que recuerdo con gracia el día que actuaron aquí en Salamanca. En el ciclo Florilegio Musical, flor, nata, grana y todo lo imaginable de la sociedad salmantina, amen de unos cuantos musicuchos que, conocedores de la pareja, por allí pasamos. Fue divertido comprobar el escándalo de unos, a quienes se les quitaba la venda de los ojos, hasta entonces creyentes de asistir a un selecto concierto de música de cámara, y las carcajadas de los otros, descacharrados de risa en nuestros asientos.

Entre otros lugares (recomiendo youtube), también tienen página oficial tanto Les Luthiers como Igudesman & Joo.

  • caperucita

    Quién hubiera dicho que la música clásica puede ser divertida, ni que decir tiene que Mozart se hubiera escandalizado, Haydn se hubiera retorcido en su tumba y el gran Bach hubiera gritado “anatemaaaaaa”

Leer entrada anterior
Carnaval

En el Colegio de mis hijos, estos pasados carnavales, decidieron disfrazar a todos los niños. Hablo de infantil, que los...

Cerrar