A consumir CO2

Debido a distintas circunstancias, en el trabajo he instalado un monitor para conocer el consumo eléctrico en cada momento. Para mí la utilidad del cacharrito está en saber los amperios de consumo, y distribuir eficientemente los aparatos eléctricos que necesitamos, evitar picos, repartir por fases de manera equilibrada, etc.

Entre otras cosas, el aparatito en cuestión, lleva el consumo acumulado, e introduciendo el factor de multiplicación apropiado, calcula el consumo en euros, y los kg de CO2 que, según medias, estimaciones, estándares, etc, se emite a la atmósfera por esa energía que yo he consumido.

Consumo eléctrico

Como somos así, lo que no vemos o sentimos no nos preocupa. Si pienso en emisiones de CO2 me imagino fábricas con grandes chimeneas que emiten un humo negro, o en los escapes de camiones malolientes, pero no se me ocurre pensar cuántos kg de CO2 emito yo (delegando en la empresa eléctrica, claro). Resulta que se acerca al medio kg por cada kilowatio/hora.

Durante las vacaciones me acerqué a estudiar algún ratito, y por curiosidad me fijé en el dato. Aún Con el local cerrado, sin apenas actividad, por la energía que consumimos (servidor, alumbrado de emergencia, algún profe que viene a revisar algo…) se emite al día más o menos 30Kg de CO2.

Claro, pensar en Kg asusta bastante más que imaginar un humillo que es tan ligero que se eleva y se va disipando en la atmósfera. Las estadísticas son relativas, y las cifras se pueden manejar y relativizar todo lo que se quiera, pero todas coinciden en que la media por habitante en un país como España supera las 10 toneladas al año. Mucho, ¿no?.

Alguna noche en que me he desvelado, mirando abobado por la ventana me he dado cuenta de que llegadas las fiestas de Navidad hay muchos vecinos, cada vez más, que adornan sus casas con luces. No quiero criticar semejantes costumbres, aunque creo que comienza a ser excesivo, tanto en el número de luces como en el mal gusto a la hora de colocarlas. Pero es que hay vecinos que las tienen encendidas toda la noche, toda. A lo mejor es por si se levantan a mear a las cuatro de la mañana, y quieren saber que su casa está bien bonita a esa hora, o para alegrar a la guarda civil, si pasan de patrulla de madrugada. No es el gasto, pero con mesura, económico, (en ese caso, aún con mal gusto irradiado al espacio, allá ellos), es lo innecesario de semejante iluminación, lo sencillo que resultaría evitarlo (apagando a mano a una hora razonable, o con un sencillo programador). Es más, seguro que tienen el programador… para tenerlas de 9 de la noche a 9 de la mañana!

  • jabito

    Yo quiero uno de esos aparatitos, me servirá para poner en orden la gestión de energía y por lo tanto emisión de CO2 de algún que otro lugar. Fantástico!!
    Cuándo puedo acercarme a verlo??
    Jabito

  • Juanfran

    Jabito, siempre bienvenido, con un café en la mano y el cacharrillo de la foto en la otra, cuando ud. quiera.
    Abrazos

  • raquel

    ay ay ay, vaya susto que me acabas de dar con este post. Ahora empiezo a imaginar la cantidad de CO2 que esta casa solita emite.

    Jabito, realmente espero que ese lugar que quieres medir nunca llegue a hacerse realidad.

Leer entrada anterior
De paseo por Monleras

Hace poco visitamos unos amigos (gracias por todo!) en Monleras, un pueblo muy interesante, en todos los aspectos. Como mi...

Cerrar