Elecciones y presidentes

Es difícil sustraerse a escribir algo sobre las elecciones en Estados Unidos. No en vano, pese a que a muchos no les guste, nos afectan a todos, para bien o para mal. A ver si nos entendemos, no me voy a poner tremendista, pero algo más que las elecciones en Burkina Faso sí me afecta (y ojo, que no digo “me interesa” o “me preocupa”, sino “me afecta”). Personalmente me alegro del cambio.

Pero mi interés en hablar del tema no es más que el de dar ánimos al nuevo presidente (dar ánimos, ¡como si me fuera a leer!).

Le doy ánimos porque me gustaría que no sucediera como con tantos otros presidentes.
Como soy una persona (del mundo mundial, que diría Manolito Gafotas) y no soy ni dirigente, ni político, ni periodista, ni analista, ni ostento cargo público alguno, me puedo permitir ser extremadamente simple en mi análisis, e ignorar absolutamente toda la vida de los presidentes anteriores excepto una cosa. Aquello por lo que popularmente (y sin querer investigar ni ahondar en su vida, ni ponerme sesudo) ha sido conocido cada uno.

Se trata de resumir en una palabra o frase sencilla cada mandato. Esto surge después de instalar un programa informático en mi ordenador, que como icono del botón para “configuración avanzada” incluye una fotito de Einstein, y del botón “configuración simple” tiene la de Bush hijo.

Bush hijo queda como persona algo simple, con tendencia a las bebidas espiritosas, y con ganas de montar camorra en Irak. Clinton, pese a lo bueno que pudo hacer, …, bueno, con decir Lewinsky ya vale. Bush padre, con ganas de montar camo… espera, ¡qué coincidencia!. Reagan, no hablemos del chistecito de caminar y masticar chicle a la vez. Nixon – garganta profunda y Watergate. Kennedy, por su asesinato y Marilyn Monroe. Vale, me dejo a Carter y a su premio Nobel y a otros cuantos (sí, cierto, son 44, habrá de todo), así como todo lo demás que hicieron estos aquí nombrados.

Pero aun suponiendo que incluso Bush algo habrá hecho bien, a lo que quiero llegar es que de la persona que dirige una de las naciones más industrializadas e influyentes del mundo (manque nos pese), le pediría que no hiciera estupideces tan supinas como para ser recordado por hechos como los nombrados. Obama ha creado expectativas de ser alguien que ha apostado por el cambio, pero… el tiempo nos dirá.

  • raquel

    Deberíamos empezar a votar todos, igual que lo han hecho en ese pueblecito de Colombia, ¿lo has visto en las noticias?

  • Juanfran

    Hola Raquel, por sorprendente que sea, y aunque lo único que nos ha faltado es que nos cuenten el color de la ropa interior de los candidatos, no me he enterado. ¿cómo fue?

  • jabito

    Yes, we can… suprimir la pena de muerte, cerrar Guantánamo, cubrir la seguridad social de unos cuantos millones de estadounidenses, regularizar definitivamente a otros tantos, mediar neutralmente en Israel o dejar de intervenir ilegalmente en sudamérica contra Evo, Chavez o a favor en cambio de Colombia o Ecuador. Desbloquear Cuba de una santa vez, reconcialiarse con los rusos, reunirse con Zapatero por el bien de Rajoy, declarar patrimonio de la Humanidad los Macarroni and Cheese y la fiesta de Haloween, cumplir el protocolo de Kioto e impulsar un cambio en favor del medio ambiente, detener las exploraciones pretolíferas en Alaska y la Antártida, jubilaciones anticipadas para todos los matones de blackwater y cierre del ministerio de la guerra, detener la venta de armas y la fabricación de transgénicos, impedir el abuso en aeropuertos contra la intimidad, jubilar al dios americano y renovar la palabra libertad, beatifica al tío SAM, etc, etc, etc,,,,,

    Que muchas cosas tiene que hacer nuestro nuevo presidente para que las lagrimillas que me caían viendo lo que ocurrió en el Grand Park de Chicago, valgan la pena.

    un beso a los dos

  • Juanfran

    Hola Jabito,

    Pues sí, la cosa es que en cuatro años el Yes, we can, no se convierta en Yes, we could have, o Yes, we should have…

    Oye, me acordé de tí viendo la que montaron en Chicago!

  • jabito

    si, por una vez fue como si Chicago fuera la capital del mundo…se veía down town al fondo!!
    En definitiva, estoy totalmente de acuerdo con lo que dices, pero a veces pienso que esperamos tanto de los Estados Unidos que olvidamos que nosotros somos quizá los deberíamos exigir a este país algo de cordura y que ellos pudieran contar con cierta diligencia internacional, social, etc. Y no sólo en la escena política, sino con pequeños gestos diarios. Pero no creo que sea este el lugar ni el momento para ello.

Leer entrada anterior
Casi lo consigo!

Hace unos días me quejaba de no poder fotografiar la salida del sol, que siempre me tienta mientras bajo las...

Cerrar