Verdad o mentira

Visitando páginas sobre fotografía te encuentras con opiniones de lo más variado. Hay gente que opina que retocar con el photoshop, o con el gimp o cualquier otro programa, es mancillar la virginidad de la fotografía, y que es hacer algo falso. Se asocia siempre a mentira, falso, retoque, cuando lo cierto es que únicamente se ha trasladado a lo digital recursos que se llevan utilizando muchísimo tiempo.

Aún recuerdo, revelando en blanco y negro, las máscaras de cartulina que tenías que preparar para reservar ciertas zonas de quemarse excesivamente, o los papeles multicontraste, o los pinceles y anilinas y tintas de retoque para quitar defectos, mejorar ojos, o los virados al sepia o selenio. Pero parece que si lo haces con el ordenador entonces es mentira y estás engañando (ojo, no hablo aquí de quitar arrugas, adelgazar virtualmente y demás zarandajas de revista de moda).

Con una foto siempre quieres recrear. Bien sea la foto testimonial, que recrea el momento vivido (una cena, un concierto, un viaje, un paisaje) o recreas algo que previamente has imaginado, quizá sólo conceptualmente, y buscas formas, colores, algo. En los dos casos buscas que quien vea la foto experimente la misma sensación que tu has tenido, bien ante aquel paisaje, bien ante un experimento visual o estético, cuando lo tenías delante o lo imaginabas.

Ocurre es que algo que puedes hacer en el momento de tomar la foto es mucho más sencillo, rápido y eficaz que un buen rato de trabajo frente al ordenador, pero la percepción del ojo no tiene comparación con la de la cámara, la cámara siempre pierde. Es más, en el fondo es eso, percepción, una representación que tu cerebro hace de un hecho físico, rebotes de luz, frecuencias de vibración, iluminaciones diferentes, añadiendo la interpretación subjetiva de la belleza o de lo atractivo de la composición.

Por ejemplo, en un reciente viaje tomé la siguiente foto:

Iglesia, imagen original

Hay motas que ensucian el cielo, mi recuerdo era de unos colores más vívidos, el objetivo de la cámara ha distorsionado la perspectiva, las zonas en sombra tienen una dominante azul que el ojo no percibe (o la adapta) pero la cámara sí, hay demasiado contraste entre muros iluminados y los que están en sombra, la puerta no tiene ningún detalle, se ve sólo negra, el cielo tiene un color un tanto alicaído, las ramitas que asoman a la izquierda molestan…

Tras un ratito en el ordenador queda esto (que quizá te guste o no, pero se parece más al recuerdo que tengo del momento que la foto anterior):

Iglesia, imagen transformada

Otro ejemplo. Un día que tenía que ir de casa a la ciudad, apareció el arco iris. Me gustó la visión, y tomé esta foto:

Arco iris, imagen original

Pero el cielo no se ve tan terrible como yo lo recuerdo, ni el arco iris tan intenso, ni la ciudad destaca tanto entre lo tenebroso del cielo como me pareció verlo entonces, así que tras unos momentos:

Arco iris, imagen transformada

Último ejemplo. Hace dos o tres días me encantó la luna justo encima de la ciudad. Problema, si buscaba la exposición correcta para la luna, la ciudad no se veía:

Luna y Salamanca, expuesto para la luna

Si expongo para la ciudad, la luna queda quemada por completo:

Luna y Salamanca, expuesto para la ciudad

El ojo es capaz de percibir un rango dinámico muchísimo mayor que la cámara, así que amí no me plantea ningún dilema el intentar reconstruir eso para evitar la limitación de las cámaras, y unir luna y ciudad de dos fotos diferentes para tener lo que realmente percibí:

Luna y Salamanca, 1

Y ya puestos, si utilizo un objetivo zoom con un poco más de focal, y acerco la luna un poco más a la catedral (en algún día del año será así, aunque no se cuando, ni si estaré allí para hacer la foto) tenemos (y prometo que la luna no está ampliada artificialmente):

Luna y Salamanca, 2

Claro que siempre corremos el riesgo de “pasarnos”, aunque aún así, ¿por qué no?, podemos hacerlo adrede, no como representación o recreación de la realidad, sino como “invención libre”. Como ejemplo, y siguiendo con el tema de la luna, pongo un último ejemplo.

Luna y Salamanca, 3

En este caso sigue siendo real, aunque el tamaño de la luna la convierte en absurda e imposible, pero en otras fotos cuenta la imaginación del fotógrafo, y su capacidad de creación, alejado por completo de la búsqueda de una simple representación fiel de un suceso ocurrido.

  • caperucita

    ¿Por qué no hay comentarios?, tengo muchas conversaciones con compañeros, sobre si un cartel hecho con photoshop es menos creativo que uno pintado a mano, es curiso como se pone siempre como creativo aquello que está hecho a mano, cuando un ordenador es una mera herramienta, al igual que el pincel. bueno los especialistas en arte, y los estetas seguro que opinan algo.

  • AVFJ

    Caperucita: El arte es intrinseco al objeto ( pintura, fotografía, escultura…..) o a la acción ( teatro, deporte, tauromaquia…..) que se nos presenta, independientemente que nos guste o no.
    Quien lo manipula o realiza, lo haga como lo haga, es el artista.
    En este caso el artista es JuanFran al cual he felicitado en persona.Un abrazo. Ya son dos comentarios.

  • Juanfran

    Pues que no falte el tercer comentario. Gracias por las felicitaciones, virtuales y en persona. Y Caperucita, los estetas no se yo si opinan, sólo clasifican .

  • EDU

    Al ver lo cerca que está, no me explico como no llegaron antes los de Apolo. Hasta pronto.

  • Juanfran

    Eduardo, si casi estirando la mano se puede tocar. Saludos 😉

Leer entrada anterior
blog action day

Hoy 15 de octubre se celebra el "Blog Action Day", y en esta ocasión se hace para concienciar, o debatir...

Cerrar