blog action day

Hoy 15 de octubre se celebra el “Blog Action Day“, y en esta ocasión se hace para concienciar, o debatir sobre la pobreza. Algo de difusión sí ha tenido, al menos aparecen noticias sobre ello.

Se trata de que cada uno en su ámbito y en el tono habitual de su blog hable o promueva debate o comentarios en torno a la pobreza. Tal vez pensemos que estas iniciativas no sirven, pero, al menos, el creador de la iniciativa ya ha contribuido con ese acto más que yo, así que ni me atrevo a criticarla. A mí me parece bién.

Todos tenemos en mente diversos programas de televisión que nos muestran aspectos de la pobreza (en nuestra ciudad o a miles de kilómetros), así como artículos y reportajes de televisión, y anuncios o campañas de distintas organizaciones. El problema es que tenerlo en la tele o en una foto, pese a que emociona en el momento a cualquiera con un mínimo de sensibilidad, se produce de forma que puedes sentir cierta lejanía, poner una barrera mental inconsciente. Creo también en la educación, aunque no da resultados inmediatos. Me niego a creer que la educación en valores no pueda contribuir a que desaparezca la pobreza (entre otras muchas cosas), y esto lo podemos hacer todos. Valoro a toda la gente que dedica mucho tiempo y esfuerzo a combatir la pobreza, hacen más en un día que yo en un año. Pero si aún así no podemos, o no estamos dispuestos a ir, por ejemplo, a ayudar a un comedor o un centro de acogida, podemos educar y crear bases para un futuro más justo.

Lamentablemente la pobreza va ligada a la política, a algunas religiones, a la economía, al poder, a las guerras (vaya, si en el fondo todo es lo mismo), y a veces puedes tener la sensación de que no puedes hacer nada por solucionar todo esto. Pero podemos combatir la pobreza intelectual, cultural y humana (incluyendo aquí valores como el compartir, o la no competitividad, que nadie, sea religioso, político o dirigente de empresa intente siquiera apropiárselas).

Se que soy simplista en mi análisis, pero lo hago a conciencia, aquí tampoco valen malabarismos mentales. Que mi gobierno cree un fondo de muchimillones para salvar los bancos, y no lo haga para combatir la pobreza está mal, y punto. Que un fulano cree una fundación con, pongamos, un millón de dólares, cuando él gana veinte veces eso al mes, también. Y que yo no contribuya con ni siquiera un euro al mes, pues también.

Así que ya sabes, haz algo, por pequeño que sea, siquiera mejorar la educación (en valores) de tu hijo o tus alumnos (o tu sobrino, o tu vecino).

  • raquel

    Te acordaste y colaboraste. Qué bueno.
    Un abrazo

  • Juanfran

    Hola Raquel, claro que me acordé, y no se por qué me imaginaba que tu hablarías de Maule, recuerdo mucho cuando nos contábais los viajes, tremendo. un abrazo a tí también.

Leer entrada anterior
Crujen los leños

Así, sin querer, nos hemos metido de lleno en el otoño. Hace no demasiado aún pensábamos en la piscina, y...

Cerrar