De músicas y músicos

Acabo de llegar a casa, recién llegado de un ensayo para un concierto que daremos este próximo sábado, en un pueblo cercano a Palencia, y recordaba algún comentario que con otros compañeros hacíamos recientemente.

Nos resultaba curioso cómo ciertos sectores de esa culturilla que los próceres y potentados locales quieren vender mantienen una curiosa dualidad. Por una parte tiran flores al aire hacia muchos conciertos que, justo es reconocerlo, ofrecen musicazos, dignos de elogio, y que por méritos propios han ganado la admiración de público y compañeros, pero que son auténticos bolos. Todos hemos tocado (tocamos) bolos, pero lo que indigna es que aquí hablo de cachés millonarios, y con el beneplácito de público y crítica.

Por otra parte nos permitimos criticar con ferocidad grupos amateur, que con bastante dignidad, pero en un nivel no profesional, dedican gran esfuerzo y pasión a preparar un programa, una pieza. Como decíamos en física, no son magnitudes comparables.

Aquí parece que no pillamos ese concepto, pues te miran raro si opinas que tal director (gran músico, no lo niego) no parece haberse preparado mucho la partitura en ese concierto por el que le pagan una cifra de cinco dígitos, y luego se despachan a gusto con aquel coro, o esta banda, o ese grupo de cámara que, incluso pagando de su bolsillo, logran sacar adelante con tesón un programa amateur.

Será que no soy “culto”.

Será que no me entero.

Será que sólo se criticar.

¿Qué será, será?

Por cierto, estáis todos invitados, si os cuadra, claro, a visitar Santa Eufemia de Collozos, cerca de Olmos de Ojeda (en Palencia). Pasado mañana, sábado, en torno a las ocho de la tarde, tocaremos allí tríos variados para dos clarinetes y trompa. Nos gusta mucho cómo nos sale, pero si queréis criticar, criticad, por lo menos la visita al bello lugar del concierto os merecerá la pena.

  • raquel

    Tienes toda la razón y pasa con una frecuencia pasmosa.

    ¡Qué bonito el sitio del concierto!

    Trío de dos clarinetes y trompa… umm… ¿más datos, por favor?
    Y un abrazo, por supuesto

  • caperucita

    Nomalmente lo que pasa es que hay mucha gente que ha llegado a sitios muy altos y se quiere poner las medallas de una cultura que no tiene. Su orgullo no les permite dejarse aconsejar, y de ahí que la gente con una cierta fama se puede aprovechar. No queda mas remedio que aguantarse.

  • Juanfran

    Raquel, conoces a todos, Lara -clarinete- su hermano Luis – trompa- y yo mismo -ruido de fondo, digoo clarinete-. El Domingo prometo resumen del evento, incluido programa ejecutado (de interpretado, digo.

    Caperucita, es cierto, sigue mandando “la pela” y “el poder”, más que “el saber”.

  • AVFJ

    De acuerdo con todo lo que dices. Por desgracia es la cruda realidad.Estos organizadores-aplaudidores , de cultos no tienen nada; tienen el poder y el dinero ajeno para alimentar su ego. Yo tengo un hijo músico como tú, y cuando en cierta ocasión intenté organizarle un concierto el “Jefe ” ( sin oir nada del concierto) me indicó que no merecía remuneración.
    Sólo una crítica. Para poderos admirar y aplaudir , antes tenemos que saber dónde es el concierto.

Leer entrada anterior
Estamos de fiestas

(clic para ver más grande) A unos les gustarán más, a otros menos, pero... eso... que en Salamanca estamos de...

Cerrar