Peñasolana-La Valmuza-Hospital de los Montalvos-Peñasolana

Esta ruta y la que lleva a La Rad tienen el mismo comienzo.

Datos:
Distancia: 16,67Km
Altura máxima: 934m
Altura mínima: 803m
Altura de la salida y llegada: 901m
Desnivel máximo: 131m
Ascensión acumulada: 158m
Descenso acumulado: 138m
Máxima pendiente: 8.34%
Mínima pendiente: -10,77%
Tipo de terreno: variado, carretera (en general con el firme en muy mal estado), caminos de distintos anchos y tipos.
Tiempo: Yo tardo aproximadamente una hora, bastantes veces más, algún día menos. Desde Salamanca hay que añadir una hora más entre ida y vuelta (desde el centro de la ciudad).
Dificultad: fácil-media

Tiene algo más de ascensión acumulada que otras rutas. Hay dos o tres cuestas para tomárselas con paciencia, pero no son tramos demasiado prolongados.

Perfil de altura y recorrido:

Perfil de altura

Peñasolana-Golf-Montalvos-Antena

Comienzo bajando hasta unas naves en un pequeño polígono que hay en la carretera a Portugal (la “vieja”, no la autovía), en dirección a Portugal, más allá de las gasolineras que hay junto a la feria de ganados. Junto a de la empresa “Sonitrans” (creo que se escribe así), y partiendo de la última parcela del polígono, sale un camino que asciende entre la vía del tren y campos de cultivo.

Podéis ver una panorámica de esta zona, clic para abrir una nueva ventana y “navegar” en ella. Si pasas el cursor por encima de distintas zonas aparecerá una etiqueta indicando cómo se llaman.

Panorámica en Peñasolana

Llega a un puente que sale a mano derecha, y que permite llegar a Doñinos. A partir de aquí hay tres posibilidades, seguir siempre la vía en dirección a Portugal por su lado izquierdo, seguir entre la vía y la autovía, o por la derecha de la autovía.

Tren a Portugal

Si eliges cruzar el puente y girar a la izquierda en seguida, para continuar por la parte derecha de la vía, tendrás una antigua carretera estrecha, en parte asfaltada, pero ya sin uso. La tercera opción es, tras cruzar la vía, seguir y pasar por encima de la autovía, y aquí girar a la izquierda, por una vía de servicio, o camino agrícola, mucho más ancho y llano, pero con grava. Yo prefiero el primer camino, aunque pide algo más de esfuerzo, consiste en ir por la izquierda, es decir, seguir de frente el camino que hasta aquí traía. Pasas por detrás de dos o tres naves, y el camino, que no llega a pista, discurre pegado a la vía.

De camino a Calzadilla

De todas formas es por poco rato, pues las tres opciones se vienen a juntar en el mismo punto (en la segunda y tercera opción necesitarás bajar de la bici y pasar la vía a pie). Esto ocurre en la zona llamada La Golpejera, donde los tres caminos te llevan inexorablemente a la carretera vieja a Portugal, justo antes de un puente por el que la cruza por encima la nueva autovía.

Puente romano de Calzadilla de Valmuza

Cruzando la carretera salen dos caminos, pero uno se aleja demasiado de mi ruta, y el otro suele estar cerrado, pues atraviesa un coto de caza. En este punto prefiero seguir un kilómetro por la carretera, hasta llegar a una pista que sale a la izquierda, hacia un puente que cruza la autovía. Los mapas dicen que esto es Calzadilla de Valmuza. Aquí hay un puente romano, muy bajito, que pasa desapercibido si no te fijas, junto a unas antiguas construcciones, quizá antiguos molinos.

Camino a Rodilla y La Rad

Tras cruzar el puente hay dos alternativas, seguir de frente, en una carretera/pista que lleva al campo de golf de La Valmuza, o girar enseguida a la derecha (que es el camino que se ve en la foto anterior).

Si optamos por seguir de frente, dejaremos a mano derecha una planta de áridos y hormigones, y nos adentramos en una finca, al comienzo entre pastos para el ganado y labranza, y, según nos acercamos al golf La Valmuza, entre encinas. Llegaremos al fantástico y opulento La Valmuza Golf Resort (me parece genial el golf, pero ¿en mitad de fincas de ganado y secano?), y su zona residencial, que parece un tanto parada, ¿será la crisis?. No podemos ser menos en Salamanca que en el resto de España, y la manía de plantar campitos de golf por doquier también llegó aquí.

En cualquier caso, en este punto llegamos a la carretera que va, si giramos hacia la derecha, a Matilla de los Caños del Río, y hacia el hospital de los Montalvos y Salamanca, a la izquierda. Giramos a la izquierda, hacia Salamanca. No tengo muy clara la historia de esta carretera, aunque si no he entendido mal a unos y a otros, es una cañada, que no debería estar asfaltada, más alguien lo hizo. Pasado el tiempo ocurre lo de tirar la piedra y esconder la mano, y pese al evidente y claro deterioro de la vía, nadie se responsabiliza de su autoría, por lo que tendremos que pedalear por un firme en muy, muy mal estado.

Esto tiene una ventaja. La carretera no tiene mucho tráfico (siempre que evites las fiestas de Salamanca, de Matilla, o momentos evidentes en que habrá muchos desplazamientos), y del poco que hay, muchos son Mercedes de tamaño petrolero, que van despacito no sea que con tanto bache se les afloje un tornillo o se les descascarille la pintura.

Con el tiempo tengo que encontrar una alternativa por caminos, pero de momento, es lo que hay.

Cementerio y la luna

Tras una subida que nos hará sudar un poquito dejamos a mano izquierda la reja del Hospital Martínez Anido, antes de tuberculosos, hoy conocido como Hospital de los Montalvos. Otro día hablaré del cementerio para tuberculosos que se hizo para enterrar a los enfermos (bueno, a los ya fallecidos, claro) de este hospital, pues no podían enterrarlos en el de Salamanca. Lo podéis ver, ahora abandonado y confundido entre la vegetación, en la foto anterior.

Antena junto a Los Montalvos

Justo un poquito más adelante del hospital, ya pasada dicha puerta, hay un cartel indicador del hospital, hacia la izquierda. Si tomamos este desvío pero continuamos de frente en la primera curva, hay una carretera/camino que sube hasta la gran antena de hormigón que Telefónica tiene aquí plantada, y que domina la zona como una atalaya. Es otra cuesta para sudar un poquito, aunque no excesivamente larga.

Aquí podemos parar a disfrutar de los alrededores (recomiendo subir a una construcción que parece un bunker, enterrado en el monte). Se podrá ver, entre la vegetación, Salamanca, Gredos, el valle que se abre hacia Matilla…

Cuesta abajo va mejor la bici, ¿no?

Si continuamos, el camino gira a la izquierda, y en breve aparece una pista hacia la derecha, entre encinas, con un acusado descenso que deberemos realizar con pericia, pues entre cantos y los destrozos causados por la escorrentía corres el riesgo de irte al suelo. De vez en cuando podremos saludar a algún amigo, residente de la zona:

Un amigo en el camino

Bien hacia arriba y luego a la derecha, bien a la derecha y luego hacia arriba, llegarás a los depósitos de agua que abastecen a Peñasolana, punto final de mi viaje (aunque puedes continuar hasta Salamanca si de allí partiste). Ojo en el último tramo, pues los constructores locales, sin que el ayuntamiento local les tire de las orejas, van modificando el camino, y sustituyendo lo que era un terreno apropiado para caminar y andar en bicicleta, en un canchal y vertedero lleno de afiladas rocas, desechos de construcción y zonas poco firmes. Ya sé que siguen de obras, pero, … cuando terminen a ver si queda como estaba antes.

Leer entrada anterior
Peñasolana-Calzadilla-La Rad, y vuelta

Esta ruta y la que hago por La Valmuza tienen un comienzo común. Primero los datos: Distancia: 19,30Km Altura máxima:...

Cerrar